Acerca de la salud del oído, nariz y garganta


Piense en la primera vez que escuchó a alguien mencionar "oído, nariz y garganta" como especialidad médica. Quizás la combinación sonó un poco extraña al principio. Y cuando no experimente ningún síntoma o problema en el área de la cabeza y el cuello, es fácil pasar por alto la estrecha relación entre el oído, la nariz y la garganta, y la medida en que los problemas de salud que los afectan pueden tener implicaciones en su conjunto bienestar. Aquí hay solo algunos ejemplos.

  • La inflamación u otros problemas con el oído interno pueden causar mareos y problemas de equilibrio.
  • La congestión crónica y las infecciones sinusales pueden afectar temporalmente la audición al hacer que las trompas de Eustaquio, que conectan los oídos y la garganta, se hinchen
  • El dolor de una infección que causa dolor de garganta puede extenderse a los oídos.
  • Los problemas en el área de la cabeza y el cuello que van desde zumbidos en los oídos (tinnitus) hasta obstrucciones parciales de las vías respiratorias pueden reducir drásticamente la calidad del sueño del paciente y, por extensión, afectar negativamente la calidad de vida general.
  • Las lesiones deportivas en los músculos y huesos faciales pueden interferir con funciones vitales como respirar y comer
  • Los trastornos de la glándula tiroides, ubicados en la parte frontal del cuello, pueden afectar las funciones vitales en todo el cuerpo, con efectos que van desde problemas cardiovasculares hasta desafíos de control de peso.

Estos ejemplos simplemente arañan la superficie de lo importante que es estar al tanto de su salud desde el cuello hacia arriba, y de lo esencial que es buscar la atención especializada adecuada cuando surgen problemas de esta naturaleza.

¿Listo para hacer una inmersión más profunda? MÁS INFORMACIÓN sobre las afecciones y tratamientos de oído, nariz y garganta: